lunes, 29 de mayo de 2017

4 influencias que explican las conductas sexuales en los adolescentes.

CompartirCompartir


Existen muchos factores que involucran las conductas sexuales en la adolescencia, sin embargo en esta ocasion se aborda el siguiente grupo de influencias: influencias individuales, contextuales, sociales y culturales.

1.- Influencias Individuales:  estas incluyen la propensión a tomar riesgos en general. Algunas personas son más propensas a tomar riesgos que otras. Por ejemplo, puede ser más probable que ciertas personas, sean más propensas a participar en una multitud de diferentes actividades, como conducir rápido, el uso de drogas,
deportes extremos o sexo arriesgado. Existen grandes muestras representativas, en especial de EUA, que han demostrado que algunos adolescentes tienen una mayor propensión a las conductas de riesgo, en un rango de diferentes dominios.

2.- Influencias Contextuales:  incluyen aquellas características presentes en un momento en el que se lleva a cabo la interacción social. Por ejemplo, el alcohol puede ser una influencia contextual poderosa, en términos de conducta sexual. Aunque el vínculo entre el alcohol y la conducta sexual es complejo, un gran número de estudios han identificado una asociación. Aunque no de manera exclusiva, la mayoría de los estudios resaltan los efectos negativos del alcohol sobre la salud sexual.

Una influencia contextual adicional es la de la pareja sexual. Una pareja sexual no sólo puede afectar en si se lleva a cabo la relación sexual, sino también en si se utilizan anticonceptivos o condón. Las investigaciones previas, realizadas por Janet Holland y cols. (1998) encontraron que esta influencia de la pareja, o “relación de poder de género”, está dominada por la influencia de los hombres jóvenes sobre las mujeres jóvenes.
3.- Influencias Sociales: Estas influencias están relacionadas con la sociedad en la que vivimos, un punto que alude a un punto de discusión previo. El reporte detallado sobre el embarazo en adolescentes. Además, se ha demostrado que el acceso a los servicios de salud sexual tiene cierto impacto en la salud sexual.

Por otro lado, una influencia social adicional, y que es clave, es la impartición y la calidad de la educación sexual a través de los ambientes convencionales, como las escuelas y las unidades a donde refieren a los alumnos. Hasta el presente, la impartición y la calidad de la educación sexual y de relaciones en las escuelas queda a consideración del juicio individual de la escuela.  

4.- Influencias Culturales:  Estas diferencias culturales pueden estar reflejadas en las razones que los adolescentes dan para su primera relación sexual. Por ejemplo en Holanda, se reporta con mayor
frecuencia “amor y compromiso” como factor principal, comparado con “oportunidad”, “atracción física” y “presión de los amigos”, que fueron los factores principales reportados por los adolescentes del Reino Unido (Ingham y van Zessen, 1998). Además, el contraste entre estas culturas puede ser ilustrado por
la proporción de personas jóvenes que hablan de sexo con sus padres.

Por otro lado, en Holanda, es más común para los padres (tanto padres, como madres) hablar de
sexo con sus hijos. Aunque las personas jóvenes expresan el deseo y la preferencia de hablar con sus padres acerca de sexo, los padres en el Reino Unido tienden a verlo como problemático, en comparación con los padres de Holanda.
 
Existen cada vez más evidencias de que al mejorar la comunicación en la familia acerca del sexo, es probable que logren mejorar los niveles de salud sexual entre los adolescentes.

/